¿Existe un “techo” en Chile para el debate y la reflexión sobre nuestra historia reciente?