Belarmino Elgueta. El intelectual olvidado, por Vicente Segure